Vidente sincera sin gabinete

Muchas veces nos encontramos ante situaciones que quisiéramos solucionar cuanto antes y no podemos por no saber, precisamente que es lo que va a pasar en un futuro, que es lo que puede suceder más allá del tiempo presente y que nos afecta en una medida tan alta y tan amplia. Sólo queda optar por dos vía: la primera es esperar a que pase el tiempo y, para bien o para mal, pase lo que tenga que pasar. La segunda opción es lugar contra todo ello y acudir a aquellos que nos pueden ayudar.

Por eso la mejor opción de saber todo ello es recurrir a nuestra vidente sincera sin gabinete que siempre le dirá aquello que ve, sin “peros”, sin cortapisas, sin complejos, sin ninguna reserva y siendo totalmente sincera para poder dibujar a un consultante todo el futuro que se abre ante sí.

El clarividente es aquel que posee el don de poder ver todo lo que pasa en la vida de una persona o en el nivel general de la sociedad antes que esto ocurra, esto quiere decir que no se ancla solo en el tiempo presente sino que puede ir más allá y todo ello gracias a un don natural que tiene uno concedido.

La videncia buena es la de nacimiento que se ha aprendido a controla y a gestionar, aprendiendo y creciendo juntos haciendo que la persona que la posee sea una auténtica especialista en todo lo que es el poder ver el futuro. No es sencillo poder acertar con ello ni tener certeza de ello pero si es cierto que hay expertos que hace que este arte adivinatorio sea un auténtico arte cuando ellos lo interpretan.

No debemos caer en errores y creer que todo es bonito y que todos tienen el don de saber lo que le va a ocurrir a una determinada persona el día de mañana. Esto no es así. A veces no encontramos con videntes buenos que trabajan de forma independiente y libre, sin presiones ni nada. Otros lo hacen para empresas que son llamadas gabinetes y que tenemos que cuestionar su profesionalidad y fiabilidad.

Los gabinetes suelen estar gestionados por Call Center y son empresas que pretender obtener altos rendimientos económicos amparados en todo lo que es la adivinación y la buena fe, o la necesidad, de las personas. Así el que llama a un servicio de tarot o va a una consulta de videncia, presencial o telefónica, lo hace convencido que esa persona le puede ayudar y que puede serle útil en los problemas que tiene a diario en su vida en todos los ´órdenes de esta y en las preocupaciones que derivan.

El vidente real es de nacimiento y jamás trabajaría en una empresa bajo esas condiciones pues sabe que no habrá verdadera videncia y que lejos de todo ello se entraría en una espiral donde es imposible ejercer con libertad pues las condiciones son malas en cuanto a presión, tiempos o el mismo espacio de trabajo que no favores la predicción y que haga que muchos de estos pretendidos expertos se inventen lo que dicen haciendo que el consultante pueda cometer un grave error en su predicción y pueda ser terrible en cuando a las consecuencias que puede tener esto en su vida.

Imagínese que llama a uno de estos servicios de videncia vía gabinete y que le atiende al teléfono alguien que no es bueno en esto y trabaja presionado. Le dice que en su relación ve a una tercera persona y que su pareja es infiel si o si, usted, en base a lo que le ha dicho, rompe esa relación y, al a cabo del tempo, descubre que esa pareja le era fiel y que le presunto experto tenía mucho de presunto y poco de experto y ha caído en un engaño que le hizo perder su tiempo, el dinero y hasta una vida. ¿Cómo se sentiría?

No se deje engañar que el mejor experto es aquel que se dedica a la videncia y el tarot de forma independiente, de forma totalmente libre y sin depender de esta empresa, de los gabinetes, que son malos y dan mal servicio. La verdad sólo se puede decir así y no queremos que le engañen. Confíe en nosotros y en todo lo positivo y bueno que tenemos que ofrecerle para mejorar su vida y su felicidad sea plena tal y como usted desea para usted y todos los que están a su alrededor y le importan.

Videncia real

El vidente natural siempre será aquel tiene un don desde nacimiento, que dese que es pequeño controla todo este tipo de arte adivinatorio y puede entrar en contacto con todo lo que va a pasar de forma segura y de forma cierta, todo lo que nos diga se va a cumplir en la línea del tiempo

La videncia real será únicamente aquella que demuestre su valor con aciertos reales en la vida de un consultante. Que si nos dice “Te va a salir un trabajo nuevo en el que desarrollarás tu capacidad y en el que estarás a gusto” eso pase de verdad y no se quede en simples palabras pues de palabrería barata y charlatanería siempre se está repleto y no es necesaria.

También se puede tener cierto control o conocimientos sobre y con las cartas del tarot, esto hace que el tarotista y vidente pueda tener más abierto el rango de posibilidades en cuanto a la posibilidad de saber el futuro de alguien o no y sean diferentes alternativas y opciones las que se manejen para ello que son importantes pues a más opciones más capacidad de poder resolver todas esas dudas quien os atenazan.

El don de la videncia puede hacer que una persona nos dé incluso fechas de nacimiento y exactas, eso es algo que puede llegar a sorprender mucho pero, sin embargo, es así y el real.

La videncia y tarot suelen ir, en muchos casos, de la mano, allá donde el tarotista bueno es el que atiende personalmente y el que usa, indistintamente, el mazo con los arcanos mayores o la baraja española.

Tarot sin gabinete

Saber leer las cartas de la baraja española o el mazo de los arcanos mayores no es algo que esté al alcance de cualquiera ni se puede conseguir con leer un libro o asistir a un cursillo. Es una labor de años que requiere años, décadas de experiencia, sin esta experiencia todo es inútil y falso, desconfíe de aquel que te dice que lleva poco tiempo en este campo de la adivinación pero que “es muy bueno y acierta mucho”.

Como en la videncia, el tarot sin gabinete es el único que permite al experto contactar realmente con que puede o establecer las líneas maestras entre cartas para estas hablen sobre el devenir de una persona y todo cuánto le puede acontecer en su vida futura.

Así el vidente real guarda muchos paralelismos con el tarotista pues ambos tratar de dar la respuestas que necesitáis, las fechas concretas y todo lo que nos pueda servir de pista al futuro.

La herramienta del futuro ya está en el presenta y el vidente por teléfono puede ser la solución a todos los problemas y dudas que tenemos en temas variados que pueden ir desde el de la familia, los amigos, la salud, el amor, el trabajo o el dinero.

En ocasiones se abren hasta espacios concretos a temas concretos como el tarot del amor que siempre está abierto, 24 horas al día 365 días al año, para que podamos saber todo lo que nos puede afectar en un periodo determinado de tiempo, además nos dirá parte del pasado que tiene que ver con todo aquello que ahora tiene una incidencia en nuestro presente que es donde se pone de manifiesto todo lo que nos puede preocupar.

La vidente sin gabinete que les ofrecemos será la persona que sabrá colmar las preguntas y dudas que tiene y no dejará ninguna de ella sin contestar sabiendo que es usted quien luego, en virtud de todo lo que le ha dicho, tiene que decidir qué hacer pero nunca podrá cargar contra el experto esa necesidad pues es usted responsable de su vida y no la persona la que llama por teléfono que tiene la suya propia y se afana en ayudarle a orientarle en torno a todo lo bueno o lo malo que le puede pasar.

La videncia natural es muy desconocida para los neófitos en temas de futuro, siempre se cree que la persona sólo se dedica a echar las cartas y asunto resuelto, la verdad es que hay infinidad de sistema de adivinación pero que la consultas de videncia verdadera es siempre la que más aciertos reúnes y, por tanto, la que es más recomendable en cuanto a certezas sobre lo que nos dicen.

Recuerde que la vidente sincera sin gabinete siempre será la que tenga las claves de nuestro futuro y la que mejor servicio le dará, es la que le recomendamos.